Calidad nutricional de nuestros productos

Como es sabido, estos productos contienen un nivel medio a elevado de grasas, razón por la cual se les conoce como alimentos calóricos en las comparaciones nutricionales. Eso en términos cuantitativos, pero cualitativamente existen diversos factores que permiten clasificar los diferentes tipos de grasas como "grasas buenas" y "grasas malas". Cabe recordar también que al igual que todos los productos de origen vegetal los frutos secos no contienen colesterol.

Existen diversos tipos de grasas o lípidos, siendo un tipo de ellas conocidas como ácidos grasos, los cuales se clasifican en saturados, insaturados (o no saturados) y los poliinsaturados. Los ácidos grasos saturados son típicos de las grasas animales y tienden a ser sólidos a temperatura ambiente. La ingesta de ácidos grasos saturados está relacionada a obesidad y problemas cardiovasculares debido a la dificultad que presentan en su absorción. En cambio, los ácidos grasos insaturados están presentes en peces y en las plantas o vegetales superiores y sus productos; tienen un punto de fusión más bajo que las grasas saturadas y por ende son líquidos a temperatura ambiente. Son más fáciles de absorver que los ácidos grasos saturados y se oxidan mejor que estos. Si bien es cierto las grasas son nutrientes de alto nivel calórico, los ácidos grasos insaturados son menos energéticos que los ácidos grasos insaturados, y su ingesta es significativamente más saludable. Existen además los llamados ácidos grasos escenciales, que al igual que los aminoácidos escenciales, no pueden ser fabricados por el cuerpo humano, debiendo estos ser necesariamente incluidos en la ingesta. Estos ácidos grasos escenciales son abundantes en los productos vegetales, siendo las nueces y el maní los de mayor contenido de estos.

Como se ha dicho, el maní es una planta con un alto contenido de aceites o grasas y de excelente calidad. Actualmente su mayor productor en latinoamérica es Argentina, desplazando el liderazgo de Brasil desde hace aproximadamente 15 años. El mayor consumidor de maní argentino es la comunidad europea, mercado altamente demandante y a su vez exigente. Las exigencias de europa han llevado a desarrollar tecnologías de blanqueado o blanchado del maní, es decir, sin su cutícula roja carmín característica. Esta práctica crea grandes dificultades en los procesos de tostado tradicional, pues se hacen líquidos sus aceites naturales y esto crea serias deficiencias de calidad y presentación del producto. Esto conduce a muchos a "tostar" el maní exponiéndolo a un proceso de fritura, en consecuencia, a altas temperaturas, causando una desnaturalización de sus propiedades nutricionales. Las grasas del maní sufren alteraciones a causa de la alta temperatura y a la adición del aceite de la fritura en su estructura, haciéndolo más indigesto y susceptible de oxidaciones y enranciamiento. Similar es el caso de las castañas de cajú (Anacardium occidentale L. ), las cuales son usualmente fritas en aceite de coco para su consumo.

Tostaduría Talca, ha desarrollado tecnologías en los procesos de tostado sin exponer los productos a frituras, protegiendo al máximo sus propiedades nutricionales y digestivas, y en consecuencia, haciendo de éste un producto de la más alta calidad.

volver